APRENDIZAJE TEMPRANO DE LENGUAS EXTRANJERAS

Iniciativas de la Comisión Europea en material para el aprendizaje temprano de idiomas.


El aprendizaje temprano de lenguas influye positiva y directamente en el desarrollo académico y personal de los niños. La enseñanza de lenguas extranjeras a edades tempranas, preferiblemente antes de los 12 años, puede acelerar la adquisición de las mismas, mejorar las habilidades literarias en la lengua materna y favorecer un mejor rendimiento en otras áreas.

Debido a esto, los jefes de estado y de gobierno de la Unión Europea solicitaron en marzo del 2002 “la enseñanza de, como mínimo, dos lenguas extranjeras desde edades muy tempranas”.

El aprendizaje temprano de idiomas puede darse dentro de una familia multilingüe o como parte de la educación preescolar. Los efectos positivos a largo plazo incluyen:

1. aprendizaje de lenguas que dure toda la vida
2. ventajas de cara al mercado laboral
3. mejor autoestima
4. mejor conocimiento y comprensión de otras culturas.

Sin embargo, empezar el aprendizaje a edades tempranas no garantiza mejores resultados. Éste debe combinarse con métodos de enseñanza eficaces que se centren en las habilidades de comprensión y producción oral, y deben ser gestionados por profesores debidamente formados para esta labor. Igualmente importantes son los grupos reducidos y el uso de recursos adecuados y de técnicas amenas de enseñanza de lenguas.

Véase el estudio del 2007 “Principales principios pedagógicos subyacentes a la enseñanza de lenguas en edades tempranas”


Política lingüística de la UE

Idiomas 2010

La contribución de las lenguas a la estrategia de Lisboa


En el 2002, la UE puso en marcha una estrategia denominada «de Lisboa» con el fin de hacer de la Unión Europea la economía más competitiva, dinámica y basada en el conocimiento del mundo y alcanzar el pleno empleo antes de 2010. Esto incluía conseguir una mayor cohesión social a la par que hacer posible un crecimiento económico sostenible que proporcionara más y mejores puestos de trabajo.

La política en materia de sistemas educativos juega un papel fundamental y a este respecto, el aprendizaje de lenguas es crucial.

Los ministros de educación de la Unión Europea pusieron el acento en tres objetivos principales como meta a conseguir antes de 2010 para lograr la estrategia de Lisboa:

1. mejorar la calidad y la eficacia de los sistemas educativos y de formación en la UE
2. garantizar el acceso generalizado a la educación
3. abrir la educación y formación al resto del mundo

“Educación y formación 2010” ─ la contribución de la educación y la formación a la estrategia de Lisboa ─ recoge los objetivos fundamentales y los pasos específicos para lograrlos.


Objetivos ambiciosos para 2010

Educación y formación 2010 recoge muchos temas. Establece los objetivos comunes para 2010, e incluye la incorporación de diversidad y cooperación entre los objetivos generales. Especifica cómo deben llevarse a cabo dichos objetivos ─ siguiendo el método abierto de coordinación según el cual los estados miembros se comprometen a cooperar y a adoptar puntos de referencia comunes.

Finalmente, el plan establece 13 objetivos específicos:

1. mejorar la educación y la formación de profesores y formadores.
2. actualizar la definición de capacidades básicas para la sociedad del conocimiento.
3. facilitar el acceso de todos a las tecnologías de información y comunicaciones para todos.
4. aumentar la matriculación en los estudios técnicos y científicos.
5. aprovechar al máximo los recursos.
6. crear un entorno de aprendizaje abierto.
7. hacer la enseñanza más atractiva.
8. apoyar la ciudadanía activa, la igualdad de oportunidades y la cohesión social.
9. reforzar los vínculos con la vida laborar y la investigación, y con la sociedad en general.
10. desarrollar el espíritu de empresa.
11. mejorar el aprendizaje de lenguas extranjeras.
12. incrementar la movilidad y los intercambios.
13. reforzar la cooperación europea.

El objetivo del aprendizaje de lenguas se formula como contribución al objetivo de abrir la educación y la formación al mundo en general. El principio rector de la UE es que toda persona debería ser capaz de hablar dos lenguas extranjeras además de su lengua materna.

Educación y formación 2010 establece puntos de referencia para la evaluación del proceso de los estados miembros y tres áreas prioritarias que se beneficiarán del intercambio de experiencia:

1. métodos y formas de organizar la enseñanza de lenguas
2. aprendizaje temprano de lenguas
3. formas de promover el aprendizaje y la práctica de lenguas extranjeras


Iniciativas de la UE para respaldar el aprendizaje temprano de lenguas

El plan de acción para el aprendizaje de lenguas y la diversidad lingüística (artículo 1 1.1) establece:

“Los estados miembro deben garantizar el aprendizaje efectivo de lenguas en las escuelas infantiles y de Primaria, ya que es en este periodo cuando se configura la actitud hacia otras lenguas y otras culturas y se sientan las bases para el aprendizaje futuro de otros idiomas. [...] Los estudiantes más jóvenes toman así conciencia de sus propios valores e influencias culturales al tiempo que aprecian otras culturas, se vuelven más abiertos y se interesan por los demás. [...] Los padres y los educadores deben ser mejor informados respecto a los beneficios de este tipo de actividades a edades tempranas.”

Se trata en la actualidad de uno de los principales ámbitos de acción en las prácticas pedagógicas y los sistemas educativos, como apunta la Estrategia marco para el multilingüismo (Artículo 11.1.3)

“En la mayoría de países, al menos la mitad de los alumnos de Primaria aprenden en la actualidad una lengua extranjera. Sin embargo, como la Comisión ha clarificado previamente, las ventajas del aprendizaje precoz de lenguas se verifican únicamente cuando los profesores cuentan con la formación específica para enseñar una lengua a alumnos en edades temprana, los grupos de alumnos son suficientemente reducidos, se dispone de materiales adecuados para la enseñanza, y se dedica el tiempo suficiente a las lenguas dentro del currículo”.

El Programa Comenius de la UE para la enseñanza escolar ofrece becas y oportunidades a los profesores de idiomas de educación Primaria para que enriquezcan su experiencia docente trabajando durante un tiempo en el extranjero.


Principios pedagógicos

En 2004 la UE encargó un estudio exhaustivo sobre los trabajos de investigación publicados, las buenas prácticas y los principales principios pedagógicos que sustentan el aprendizaje temprano de lenguas. El informe resultante, titulado “Los principales principios pedagógicos subyacentes a la enseñanza de lenguas a alumnos en edad temprana” afirma que un inicio temprano puede ofrecer grandes ventajas a los alumnos, dado que activa los mecanismos naturales que estos poseen para la adquisición de lenguas, al tiempo que se amplía así el periodo de aprendizaje en el que se les ofrece una experiencia lingüística e intercultural cuyos beneficios formativos redundarán en su desarrollo personal, lingüístico, acústico, cultural, social y cognitivo (sin olvidar cualidades como las perseverancia y la participación) y, finalmente, en la autoestima de estos alumnos.